Carrera y la Carrera Panamericana • PerilSole
Back to top
  • Free Shipping European Union
  • CÓDIGO: FIRST20

Carrera y la Carrera Panamericana

Antes de las aerolíneas de bajo coste y el calentamiento global, el conducir largas distancias a gran velocidad en coches peligrosos era todavía algo noble. América construyó una red desconcertante de carreteras que se extendió no uno, sino dos continentes completos, una red de asfalto que todavía hoy conecta Alaska con Argentina. Se extiende casi 48 mil kilometros y es completamente transitable por cualquier coche razonable, a excepción de un pequeño tramo, de 160km de formidable selva.

Este producto raro de la cooperación intergubernamental es la carretera Panamericana, una de las mayores redes de carreteras del mundo. Cuando la idea de una red de este tipo fue sugerida por primera vez en una reunión de las naciones americanas en 1889, estaba destinada a ser un ferrocarril, una cinta de acero que conectaría todas las naciones del hemisferio, y permitir la libre circulación de personas, bienes y servicios y, en última instancia, la buena voluntad.

El plan nunca se llevó acabo y alrededor de cuatro décadas después, las naciones se reunieron de nuevo en Santiago y el plan se retomó, pero con una modificación. Sería una carretera y no un ferrocarril.
Hoy, casi un siglo después, la carretera Panamericana existe en una especie de estado cuántico. Su recorrido y las extremidades exacta varían dependiendo de a quién se le pregunte. Extraoficialmente hablando, la carretera  se extiende desde Prudhoe Bay en el norte de Alaska, hasta terminar en Ushuaia (Argentina), una de las ciudades más australes del mundo. Embárcase en un viaje a toda prisa de un extremo a otro puede llevar un mes y medio. Desviarse a lo largo de sus muchas ramas… podrían pasar vidas.
Una vez que todas las naciones coincidieron en la red, el primero de ellos para completar su porción fué México. En 1950, había despachado un tramo reluciente de 3.373 kilometros de asfalto. Al darse cuenta de que se trataba de un escaparate digno de elogio de la capacidad nacional, el gobierno mexicano decidió organizar una carrera a lo largo de todo el tramo de la carretera. Nació así la “Carrera Panamericana”.
La primera Carrera Panamericana se celebró en mayo de 1950. La edición inaugural atrajo a 132 competidores, muchos de ellos estadounidenses aficionados. Pero los principales contendientes fueron experimentados conductores de automóviles de carreras. La Carrera Panamericana estaba empezando a dibujar los mejores corredores y fabricantes de automóviles en el mundo: Ferrari, Porsche, Lancia, Mercedes-Benz, Alfa Romeo, Maserati, Jaguar…
En la carrera de 1951, dos pilotos mexicanos murieron en accidentes horribles en días consecutivos. Casi de inmediato, la carrera adquirió una reputación de ser un reto, La carrera se llevó a cabo cuatro veces más, las apuestas llegaron más alto y los coches eran más rápidos, y la cifra de muertos seguía subiendo.
 Sin embargo, no fueron los peligros de esta carrera los que finalmente obligaron a los organizadores a suspenderla.  El 11 de junio de 1955, el peor accidente en la historia del automovilismo mató a 83 espectadores y un conductor durante las 24 Horas de Le Mans. Los gobiernos de todo el mundo acuerdan una parada en las carreras hasta hacerlas más seguras para público y participantes. Fue un duro golpe para las carreras de motor, sino que también marcó el fin de una era.
Pero aunque el evento fue echado mucho de menos. Pronto la carrera fue revivida, pero en forma de marcas:
En la década de 1960, Porsche lanzó una versión del Porsche 356 llamado ‘Carrera’, para conmemorar el éxito de los fabricantes. Desde entonces, siempre ha tenido al menos un modelo con la insignia de Carrera. En 2010, Porsche lanzó el Panamera, otra placa conmemorativa.
En 1963, la compañía del relojes Heuer, que luego se convertiría en TAG Heuer, puso en marcha el modelo ‘Carrera’. El reloj, una creación del director ejecutivo de la compañía Jack Heuer y un homenaje a la carrera, se convirtió en un clásico instantáneo. Algunos de los modelos originales siguen siendo objetos muy valorados de colección. La línea de Carrera, sin embargo, desapareció en la década de 1980, sólo para revivir con nueva fuerza en la década de 1990.
La historia de las gafas de sol Carrera comenzó en 1956, cuando Wilhelm Anger, fabricante austriaco de gafas deportivas, fundó la marca hasta convertirse en sinónimo de estilo, diseño, calidad y la innovación técnica. Y aunque ha pasado a la historia como fundador de la iconica marca, él era un Ingeniero de los plasticos. Fué inventor del ‘Optyl’, un material innovador, ya que fue el primer plástico moldeado que permitió el diseño dimensional en un material más ligero y tratable que los plásticos tradicionales, Además, Optyl estuvo involucrado desde el principio con la concesión de licencias para otras marcas  tales como Christian Dior, Dunhill y otros.
 En 1970 es cuando se desarrolla la primera colección de cascos y máscaras de ventisca. Después de varios años de desarrollo, en 1979, Carrera lanza una nueva colección de gafas de sol, Carrera Porsche Design, en colaboración con el diseñador automovilístico Ferdinand Alexander Porsche y se convierte en una línea de gafas completamente distinta, única y revolucionaria. En 2009 lanza el modelo ‘Panamerika‘ únicas e inconfundibles, inspiradas en las originales líneas de los años ochenta y que llaman la atención con su formas aviador y montura de metal.
En la actualidad la marca seduce a las celebridades y a menudo se ve haciendo alarde de su par de gafas Carrera a personajes famosos como Paris Hilton, Madonna, Brad Pitt, Alicia Keys, Britney Spears, Lady Gaga o Rihanna.
Durante tres décadas, las carreteras de México yacían latentes. Hasta 1988, cuando se reavivó la carrera. Ya no era una carrera sin cuartel y se convirtió en una competición para los coches clásicos. En la actualidad, la Carrera Panamericana se celebra en México cada mes de octubre a lo largo de 3.000 kilometros de sur a Norte.
A día de hoy, Carrera sigue siendo un símbolo de aventura, espontaneidad, emoción y entusiasmo, un distintivo nostálgico de aquellos héroes que vivieron con valentía y determinación la Carrera Panamericana…

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.