Persol, un clasico • PerilSole
Back to top
  • Free Shipping European Union
  • Código: FIRST20

Persol, un clasico

En 1968 Steve McQueen apareció en “El caso de Thomas Crown” con unas Persol PO 714 SM por primera vez. Fue el principio de una historia de amor mutuo. El actor las llevaba en casi todas sus películas, incluso tenía su propia colección  de este modelo. Hace años la marca italiana le homenajeo lanzando una linea de Persol edición Steve McQueen. Al igual que un número de otras marcas de gafas de sol famosas, Persol (un juego en la frase italiana “per il sole”, – “para el sol”) se inicia desde unos comienzos muy humildes.

Turín 1917, Giuseppe Ratti, fotógrafo y propietario de Berry Ópticas, comenzó una aventura destinada a llevarle al éxito internacional. De hecho, fue en un pequeño patio de la Via Caboto donde comenzó a hacer las gafas diseñadas simplemente para mantener el polvo fuera de los ojos de los pilotos y conductores deportivos.

Primero vinieron las gafas “Protector” que originalmente estaban hechas de lentes ahumados, bordes de goma y bandas elásticas para mantenerlas pegadas a su cara. Estos diseños pronto fueron adoptados por las fuerzas armadas italianas y varias fuerzas aéreas de todo el mundo. En 1927, Suiza también decidió utilizar el diseño para su división militar.

Persol se encaminaba a la década de 1930, y el comité aprobó el logotipo que vemos hoy en día, así como la flecha de plata (inspirado por las espadas de los guerreros de la antigüedad, en caso de que se lo pregunten) y el “Meflecto”, patente que permite a los brazos se flexionen, haciéndolos más cómodos. El período también vio nacer el “Victor Flex”, las tres líneas verticales en el puente diseñado para ayudar con la comodidad y el ajuste que se ve en algunos pares de Persol.

Luego vino la icónica Persol 649 en 1957. Estas gafas de sol fueron diseñadas para mantener el aire y el polvo fuera de los ojos de los conductores del tranvía en Turín, al igual que sus predecesoras Protector, una tarea que lograron con facilidad. Pero fué el estilo distintivo de la 649 lo que les llevó al éxito – y el éxito se convirtió en leyenda – cuando Marcello Mastroianni llevaba un par en los años 60 en la comedia “Divorcio  a la Italiana.”,  (Oscar al mejor guión original 1962).

Continuando su recorrido en la industria de las gafas, Persol terminó en los EE.UU., donde los ciudadanos de moda, celebridades e incluso la NASA empezaron comprando sus gafas de sol. Pronto, más y más estrellas comenzaron a abrazar las gafas italianas, incluyendo Greta Garbo, Cary Grant o Steve McQueen que con sus  films inolvidables “Con la muerte en los talones”  o “Bullitt” conquistaban los corazones y las mentes de ambos sexos. En este punto, la marca había sido inmortalizada por una impresionante lista de grandes estrellas.

Persol gusta referirse a su producto como “una obra de Persol ‘. Cuando te conviertes en un usuario Persol, podrás entender realmente por qué cada pieza se asemeja a una obra de arte. La calidad y clase brillan a través en cada arista. Las lentes de cristal creadas a partir de materiales naturales, ofrecen la claridad y protección excepcional que son el orgullo de la marca, Se trata de las gafas para sentirse verdaderamente orgullosos. Muchos de sus diseños son muy menudo copiados, Afortunadamente, Persol dice que sus gafas de sol todavía están hechas a mano en la misma fábrica en Turín.

Se puede cuestionar el gusto, un estilo u otro, la preferencia por una u otra marca, pero lo que no se puede cuestionar es la calidad de las gafas Persol. Sin la menor duda han sido y siguen siendo un referente de las mejores gafas de sol.

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *