Como unas gafas de sol Dior conquistaron el mundo • PerilSole
Back to top
  • Free Shipping European Union
  • CÓDIGO: FIRST20

Como unas gafas de sol Dior conquistaron el mundo

dior so real perilsole

En una pequeña ciudad italiana llamada Padua a unos 30 km al oeste de Venecia, hay una gran empresa que ha estado trabajando con Dior para producir gafas durante los últimos 20 años. Sin embargo, no fue hasta 2014 que el equipo creó algo tan espectacular, que impresionaron al director ejecutivo de la gigante italiana de licencias de gafas Safilo, Luisa Delgado.

Dior ‘So Real’ eran unas gafas de sol especiales. Tenian un rasgo llamativo, finamente labradas, marcos en forma de aviador, con un puente de la nariz notablemente ausente y una enigmática franja espejada en sus lentes. Es una forma reconocible que sólo se logra vez en la vida. Tras su presentación por primera vez, Delgado recuerda haber visto la reacción:

“De inmediato fue evidente para todos que esto era algo especial. Todos los técnicos y los trabajadores se reunieron allí para verla, hablar de ella. Por supuesto, se podía ver que no había puente, una construcción muy interesante, pero lo más especial es que se podía llevar.”

Para esta presentacion tan especial Dior sabía que tendría que dar un giro y crear un lanzamiento particularmente monumental. Sería en la cuarta entrega de la campaña Secret Garden de la factoria Dior, y la primera vez en 69 años que Dior escogería una modelo negra para ser su estrella de campaña: Rihanna la musa elegida.

En un fabuloso fashion film protagonizado por la cantante en el incomparable marco del Palacio de Versalles y sus jardines, con su estilo explosivo y sensual desafió todas las reglas de la moda. Editores, bloggers, fans, la estrella causo un alboroto en las redes sociales, muchos de ellos asustados sobre si su aspecto ligaría con la eterna casa de la elegancia y el glamour. Dos años más tarde, ‘So Real’, al igual que ‘J’Adore’ a sus perfumes, sigue siendo el modelo de sol más popular de Dior.

Christian Dior es un nombre que evoca en la mente el lujo y la fascinación. La historia de las gafas de la marca esta sumida en el glamour. Uno de los creadores de estilo más influyentes del mundo de la moda, Christian Dior fue la primera casa de alta costura en incluir las gafas de sol en su factoria con el lanzamiento de su primera colección bajo licencia durante los años 60.

Dior fue revolucionario porque elevó las gafas en un accesorio de moda. La marca obtuvo mucha atención por sus diseños ya que fue el primero en utilizar visibles detalles del logotipo en las gafas. Esta seducción a los amantes de la moda a traves de los complementos era cada vez más consciente en la imagen de los años 60 y 70. Los estilos de gran tamaño de Dior fueron muy imitadas por otras casas de moda que deseaban hacer lo mismo, pero Dior guardaba un as en la manga, el Optyl, un revolucinario material plástico cuyo efecto 3D sensual y embellecedor nadie podía imitar. En los detalles de lujo, como el esmaltado o piedras preciosas, Dior tenía la ventaja en la carrera por la sofisticación.

La marca Dior es sinónimo ahora de la feminidad  francesa. El impulso de John Galliano y su extravagante estilo, abrió el camino de las gafas de sol Dior a las tendencias actuales, retro y detalles de época. Las ramas de sus frentes, de metal fino o la muy amplia gama de acetatos, están decoradas con pedrería o detalles de joyería sobre metal.

Marilyn Monroe Dior Perilsole

Dior no ha dejado de sublimar la mujer, encarnada por muchas musas cada cual mas atractiva: Marion Cotillard y Mila Kunis para las bolsos,  o Natalie Portman y Charlize Theron en los perfumes. Tal y como explican desde la mansion francesa, las divas elegidas siempre han tenido una importante relación con Dior a lo largo de su historia:

Grace Kelly, convertida luego en princesa, escogió un vestido de satén de Dior para prometerse con el príncipe Raniero de Mónaco.  Marlène Dietrich, fiel entre las fieles, escogió los modelos de Dior para lucirlos tanto en la gran pantalla como en la ciudad, que solo accedió a trabajar con Alfred Hitchcock a condición de vestir la marca francesa. Y la rubia más icónica, Marylin Monroe, posó vestida del coutourier durante la última sesión de fotos que protagonizó, cuando fue retratada por Bert Stern para Vogue en 1962.

A pesar de la hostilidad de los diferentes gobiernos que impidieron sus diseños e incluso fueron tildados de superfluos y extravagantes, su reconocimiento como un diseñador profesional de la moda es cada vez mayor. La herencia de Dior aún vive, incluso después de su muerte, su marca sigue siendo uno de los jugadores clave en la industria de la moda.

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.